Claroscuros: situación de la desnutrición infantil


Artículo publicado en El Comercio, Lunes 24 de Mayo del 2010

Por Eduardo Zegarra

El INEI acaba de presentar los resultados de la ENDES, encuesta de demografía y salud familiar, para el 2009. La encuesta registra que en el 2009 tenemos un 23,8% de niños menores de 5 años con desnutrición crónica, porcentaje que es inferior al 27,5% del 2008. Esta es una buena noticia para el país, pero debe considerarse que existe una tendencia inercial a la caída en este indicador por el declive en la tasa de fertilidad de las mujeres (especialmente rurales), y el hecho de que los niños entre 4 y 5 años del año anterior (2008) salen de la cohorte de medición, e ingresan los que tienen entre 0 y 1 año, con menor propensión a la desnutrición. Que no se mida la desnutrición en niños entre 5 y 9 años es un grave vacío de las estadísticas del país, que debería subsanarse a la brevedad posible. Pero los resultados tampoco son para festejar. En el Perú de hoy un 45% de los niños en el quintil más pobre sufre desnutrición crónica, y un 30% la padece en el segundo quintil. Con estas cifras es aún improbable que el Perú salga pronto de niveles muy altos de atraso social, menos pretender igualar resultados como los obtenidos por países vecinos como Chile o Costa Rica en la región.

La principal preocupación al respecto es que el Gobierno aún carece de una política de seguridad alimentaria que proteja a los sectores más vulnerables. Aunque es cierto que las autoridades pueden mostrar algunos éxitos en el manejo macroeconómico de la crisis financiera del 2009, deben reconocer serios problemas para avanzar en indicadores sociales importantes como los ligados a la alimentación. Es crucial que los políticos pongan la alimentación de la población en el primer punto de la agenda, que debe ser tema crucial en las próximas elecciones municipales, regionales y nacionales. Una de las claves es reformar los programas alimentarios como el del Vaso de Leche, una vasta red social de madres organizadas en torno a la alimentación que no ha tenido mayor impacto nutricional en los niños.

Este valioso programa debe ir dejando el enfoque de entregar raciones caras, insuficientes y de baja calidad alimentaria a los niños, para pasar al uso de bonos familiares orientados a eliminar la inseguridad alimentaria de las familias. Instrumentos de este tipo han sido mucho más efectivos en mejorar la alimentación de la gente en México rural (Progresa) y en todo Brasil (Bolsa Familia). También es importante que se establezca una reserva alimentaria en el presupuesto nacional para enfrentar los cada vez más previsibles shock de precios o problemas coyunturales de abastecimiento alimentario, como el reciente del azúcar, donde el Gobierno terminó orientando desordenadamente los pocos recursos del Banco Agrario (un banco supuestamente para los agricultores) hacia tres importadores de azúcar, no precisamente un ejemplo de buena gestión pública. Esperemos que el 2010 no sea otro mal año para la alimentación de los peruanos y que el 2011 tengamos mejores propuestas y resultados efectivos en materia alimentaria y nutricional.



Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

jlossio dijo...

No solo trabajar en el tema de la seguridad alimentaria. También está el tema de las condiciones de salubridad en la vivienda, que provoca la parasitosis. En las Comunidades Nativas del Bajo Urubamba la parasitosis afecta al 95% (!) de los niños menores de 5 años. El 42% de los niños menores de 5 años sufren de desnutrición crónica en esta zona.

Emilio Zevallos dijo...

Emilio Zevallos, desde CR:

En los países de C.A. la desnutrición infantil en menores de 5 años está altamente conectada con el tema de seguridad alimentaria, dado que la mayor parte de ellospertenecen a la zona rural. Otro tema que es importante señalar es que entre 5-9 años el tema pasa de desnutrición a obesidad infantil, resultado de las malas prácticas alimenticias sobre todo en las escuelas.

Eduardo Zegarra dijo...

Gracias a ambos por sus comentarios. La seguridad alimentaria es un factor importante para prevenir la desnutrición infantil junto con otras intervenciones en salubridad y prácticas de salud de las madres. Actualmente no tenemos cifras sobre desnutricon u obesidad en niños de 5 a 9 años, es un vacío importante.

Maria Teresa Moreno Zavaleta dijo...

El Perú tiene formulada una política social que se promueve a través de la Estrategia Nacional CRECER, sin embargo, requiere de un trabajo articulado y oportuno nivel local, así como incidir en prácticas tales como la lactancia materna, suplementación de hierro, higiene de los alimentos, agua segura y sobretodo acceder a alimentos nutritivos durante los primeros años de vida. Es un tema multisectorial, por lo que la prevención es la mejor manera de combatir la desnutrición. Lo que más nos debe preocupar es la desnutrición temprana por el daño cerebral que trae consigo.